Charla maternidad y bienestar.

FB_IMG_1490609463461

 

El viernes 7 de abril a las 10 horas mi compañera y yo compartiremos con vosotr@s dos horas para hablar sobre esas cosas que no te cuentan sobre el embarazo y la maternidad y que conviene saber para estar bien.

Hablaremos de cambios físicos y emocionales, de la vinculación con el bebé, del post parto, del estrés y propondremos algunos consejos para aprender a relajarnos.

Anímate y ven con nosotras a compartir tus dudas y experiencias, ¡te esperamos! 

¿Desbordad@ yo? …

Resultado de imagen de agustina guerrero pasar pagina

Seguro que alguien contesta que sí, o al menos le suena de haberlo estado.

Creemos que podemos con todo, ¡necesitamos poder con todo! Y cuando menos te lo esperas, con la cosa más insignificante… ¡boom! EXPLOSIÓN

No tengan miedo, es necesario. No es agradable, estamos de acuerdo, pero ayuda a resetear, a salir un poco del torbellino en el que andábamos y a mirar con perspectiva qué podemos hacer para organizarnos mejor y “des-saturizarnos”.

Algunas ideas que pueden ayudar:

Planificarnos. Tener por escrito la lista de tareas y el orden de importancia ayuda.

– Buscar ayuda externa (en la medida que cada uno pueda) para algunas tareas.

– Es importante dejar tiempo para el disfrute y para el descanso,así que tenlo en cuenta a la hora de planificarte. No lo veas como una pérdida de tiempo. Está demostrado, felices y descansados rendimos más.

– Practicar meditación ayuda a tener la mente en su sitio, y es sólo unos minutos al día.

– Hacer las cosas consciéntemente, con actitud positiva y a poder ser, disfrutando.

Todo esto viene a que yo me he desbordado hoy, y después del sofocón ha llegado la calma y ya estoy preparada para seguir  🙂

A todos nos pasa, pero hay que intentar que no sea muy a menudo y que sirva para coger fuerza. En caso contrario, algo estamos haciendo mal.

¡Tú puedes! 

Que sea un buen día :-)

20160611_164946

Esta es la frase que desde una cafetería de Baeza recibía a los visitantes. Un bonito sitio en el que descansar y refrescarse después de recorrer sus históricas calles.

Os animo a hacer una escapada, a descubrir o redescubrir algún sitio. A disfrutar con los paisajes, la gente, a saborear cada instante. No hace falta viajar lejos ni gastar mucho, lo importante es centrarnos en hacer algo que nos haga evadirnos de lo cotidiano y nos permita centrarnos en nosotros, en relajarnos y disfrutar. Lo que conocemos de toda la vida como cambiar de aires.

¡Qué bastante cosas tenemos en la cabeza, siempre con la agenda arriba y abajo y pendientes del reloj!

Planea una escapada y verás como tú cuerpo, y sobretodo tu mente, te lo agradecerán.

¿Sabes priorizar?

 

priorizar

El otro día, tomando café con amigas, hablamos sobre el tema de saber priorizar.

Una de ellas venía estresada, corriendo, porque no le daba tiempo a terminar TODO lo que quería hacer. Le pregunté que si todo era urgente y me dijo que no.

Y es que a veces nos planificamos por encima de nuestro tiempo y disponibilidad y luego pasa lo que pasa: vamos con prisas, nos estresamos, nos frustramos y no disfrutamos de nuestros días. 

Otra amiga, también se sentía mal, porque le da mucha importancia a TODAS las cosas. Aquí el tema de priorizar es sobre las consecuencias de nuestro día a día. Casi siempre nos angustiamos por el qué pasará, y así vamos liando la madeja hasta que nosotros mismos la hacemos más grande de lo que era.

Aprender a desconectar, a vivir el momento presente y analizar las cosas con calma, puede ayudarnos a vivir más tranquilos. 

Bajo mi punto de vista, priorizar es sacar el lado bueno de las cosas, planificarse bien para que no nos falte tiempo y podamos alcanzar nuestros objetivos del día.

Algunos consejos para planificarnos:

1.- Llevar lápiz y papel.

2.- Anotar las cosas que tenemos pendientes.

3.- Conforme vayamos haciéndolas, ir tachándolas.

Visualizar las cosas que tenemos que hacer, escritas en un papel, es mucho mejor que tenerlas sueltas por nuestra cabeza, ya que nos permite ordenarlas, priorizar y mantener el control. Esto nos ayudará a estar menos estresados.

Y no olvidemos que habrá imprevistos, cosas que no teníamos planeadas pero que surgen en nuestras vidas y hay que hacerles hueco. Por eso hay que ser flexible, adaptarnos al presente e intentar hacer las cosas desde una actitud activa y positiva.

Para terminar, me quedo con una frase en latín: ” Ubi maior, minor cessat”, que quiere decir: Ahí donde hay cosas más importantes, las menos importantes pasan a un segundo plano. 

Os animo a que lo pongáis en práctica… ¡y ya me contaréis!

¡Hasta pronto!  🙂

Y llegó la Navidad… ¿contentos?

gatonavideño

Es pasar el 8 de diciembre, y ya nos inunda la Navidad. Al que le guste genial, todo alegría, luz, color y felicidad.

Pero al que no le gusta… fastidio absoluto, ganas de que pase el 6 de enero y que vuelva todo a la normalidad.

Si eres de los primeros, mis mejores deseos y a disfrutar se ha dicho.

Si eres de los segundos, ¡ánimo! Cosas peores hay que soportar durante el año. Intenta vivirla a tu rollo, quiero decir, desde tu perspectiva. Está claro que lo de fuera no se puede cambiar, pero intenta, por ejemplo, evitar las compras de última hora (y con ello las aglomeraciones). Y el tema de adornos, regalos, reuniones familiares y demás, intenta que no te afecte demasiado. En tu casa mandas tú, y siempre puede ser un buen refugio en estos días. Además, seguro que hay planes para todos los gustos, todo es cuestión de buscarlos.

Las habilidades sociales juegan un papel muy importante, saber decir que no a tiempo es mucho mejor que pasar por una situación desagradable para ti o que tense tus nervios. También saber defender tus ideas y gustos puede hacer que te sientas más seguro a la hora de no “pasar por el aro”.

También es recomendable que no te “enfurruñes” por todo lo relacionado con la Navidad cada vez que surja el tema. Habrá cosas que si no te niegas desde el principio igual acaban gustándote y todo.

Y la tristeza, ¿qué hacemos con ella? Seres queridos que ya no están, gente que tienes lejos, morriña… Pues mi consejo es que pases estos días con quien más te apetezca, te desahogues y busques la manera de estar menos triste. Intenta hacer cosas que te gustan, disfrutar de los pequeños momentos y aceptar tu tristeza para transformarla en aprendizaje y superación.

Y sobretodo, sea el día que sea, intenta ser feliz y disfrutar a tu manera, que al final…

¡TODO LLEGA Y TODO PASA!

 

 

 

 

¿Eres consciente?

FB_IMG_1446245306234

¿Qué os parece la frase? ¡Yo creo que tiene toda la razón!

Y que levante la mano al que no le haya pasado más de una vez. Cuando surge alguna dificultad o problema, nos enredamos en darle vueltas, vueltas y más vueltas. Aunque veamos que nuestro nivel de ansiedad aumenta, aunque notemos que la solución buscada no llega, y todo para al final darnos cuenta de que hemos hecho el tema en cuestión bastante más grande de lo que era.

¿Cuál es el problema?

La falta de presente. Sí, tan sencillo como eso. Y es que con tantas cosas que hacer, tantos estímulos y sin ofender a nadie, tantas tonterías como nos rodean, nos olvidamos de lo esencial: de vivir el momento. O nos anclamos en el pasado, en algo que pasó y ya no se puede cambiar y nos sigue atormentando, o queremos ir mucho más rápido de lo que podemos y anticiparnos a todo lo que ha de venir. Y así aumenta el estrés, la ansiedad, la tristeza, y los bucles sin salida.

Cuando pasa el nubarrón de nuestra cabeza y llega el desenlace de lo que nos preocupaba, generalmente no suele ser para tanto. Claro que hay problemas, y cosas difíciles que ocurren. ¡Y esas son en las que hay que invertir la energía! Pero aún así no aprendemos, repetimos el patrón una y otra vez.

¿Por qué nos pasa?

La culpa es de la “mente de mono”. Vamos de un pensamiento a otro sin parar. En el metro voy pensando en lo que haré al llegar al trabajo, en el trabajo estoy pensando en lo que tengo que comprar al salir, en el mercado estoy pensando en la reunión de por la tarde, en la reunión estoy pensando… bla, bla, bla…

Y digo yo, ¿cuándo pensamos en lo que estamos haciendo en este momento? En disfrutar, sentir, fluir, y también afrontar dificultades, pero desde el presente. Es bueno planificar y anticipar, pero en la justa medida, no poniéndonos siempre en lo peor, porque si tiene que salir mal, saldrá mal, pero si puede salir bien, ¿por qué sufrir tanto? No gastemos tanta energía en lo negativo y guardémosla para lo positivo.

¿Cómo se hace?

A veces basta con parar y respirar. Algo tan sencillo y que tan pocas veces hacemos de forma consciente. Notar el aire entrar en nuestro cuerpo, notarlo salir, ser conscientes de nuestro cuerpo como un todo y sentirlo.

También podemos intentar ser más conscientes de por dónde caminamos y estar atentos, seguro que descubriremos detalles que hasta ahora habían pasado inadvertidos. O comer siento consciente de los sabores, los olores, de cada bocado. Y todo lo que se te ocurra hacer, que sea de esa manera.

En definitiva, si eres consciente de lo que haces en el momento presente, la mente estará ocupada en eso y no en dar vueltas a algo que de esa manera seguramente no se va a solucionar, sino que lo más probable es que empeore. Y además disfrutarás mucho más de lo que haces. 

Y por supuesto, la meditación es una herramienta excelente para vivir el presente, para parar y encontrar un poco de paz en todo el ajetreo del día a día. Es importante ser constante, practicar todos los días. Al principio, como todo, cuesta un poco, pero poco a poco irás notando que te cuesta menos. Es aconsejable empezar con pocos minutos de práctica e ir aumentando según las necesidades de cada uno.

Entre sus beneficios notarás que eres un poco más feliz, menos impulsivo, más amable y más relajado.

Todo es ponerse, ¿te animas?

Pequeñeces gigantes.

FB_IMG_1446155982293

Para terminar el fin de semana quería compartir esta frase que vi el otro día por internet y me gustó mucho.

Yo soy de la opinión de que las cosas más importantes son las del día a día, esas que a veces estamos tan estresados que no somos capaces de apreciar.

Por eso la comparto, para daros un toque de atención, para que seáis más conscientes de lo que pasa en la vida en el presente, y no andemos locos por lo que ha de venir ni anclados en el pasado.

Para, respira y disfruta del presente 🙂

¿Qué te hace feliz?

¡Llegó el viernes!

Para muchos de vosotros la llegada del viernes hará que vuestra felicidad aumente, para otros tantos les dará igual porque trabajan el fin de semana, y para otro montón de gente habrá mil y un motivos a parte de la llegada o no del viernes para ser felices.

Internet está plagada de frases motivadoras (yo a veces las uso), de consejos y fotos bonitas (a gustos, colores). Cada cual es libre de poner y ver lo que quiera, ¡faltaría más!

Y a mi me surge una cuestión: ¿Se nos está yendo de las manos? Y creo que la respuesta es que un poco sí. Por supuesto no meto en el mismo saco a todo el mundo, lo pienso en general, por lo que observo.

Puede que estemos intentando construir un mundo tan ideal, que se nos pase la vida en el camino.

Creo que la felicidad consiste en sentirte bien, en luchar por lo que quieres, en rodearte de gente que te quiera y quieras, en apreciar las cosas del día a día, en los pequeños detalles, en disfrutar cada momento y en vivir un poco más en el presente, porque sea bueno o malo seguro que cambia.

Menos perfección y apariencia y más risas de las de verdad, IMG_293943175159008

¡Feliz fin de semana!

Otoño, octubre.

PF_Calendario_01102015101430988

¡Llega octubre y le damos la bienvenida!

Otoño, hojas por el suelo, colores, fresquito, manta y muchas cosas buenas que están por llegar. Claro que a veces las cosas se tuercen y no salen como teníamos planeado, pero con un poco de actitud, seguro que las enderezamos. Lo importante es disfrutar por el camino, o al menos intentarlo.

Feliz mes 🙂